MEIC fecyt ICONO

RIS3

Las estrategias nacionales y regionales para la Especialización Inteligente en Investigación e Innovación (estrategias de RIS3 -del inglés Research and Innovation Strategies for Smart Specialisation) consisten en agendas integradas de transformación económica territorial.

El concepto S3 aparece a mediados de los años 2000 en el debate europeo, con la iniciativa de un grupo de expertos (el grupo “Knowledge for Growth”) creado a petición de la DG Investigación e Innovación para encontrar soluciones a la diferencia de competitividad observada entre la Unión Europea y Estados Unidos. Para estos expertos, la disminución de esta diferencia pasa por una “especialización inteligente” de los Estados miembros y de las regiones.

La Comisión Europea concibe la Especialización Inteligente como un instrumento fundamental para garantizar la contribución de la política de cohesión a la política de crecimiento de la Estrategia Europa 2020, buscando la especialización en ámbitos potencialmente competitivos y generadores de desarrollo en el marco de un contexto global.

Así, se ha establecido el desarrollo de las Estrategias de Investigación e Innovación para la Especialización Inteligente (RIS3) como una condición previa de las regiones y de los Estados miembros para optar a los fondos estructurales en el próximo periodo presupuestario 2014-2020. En consecuencia, es imprescindible que todas las regiones identifiquen las áreas de especialización susceptibles de recibir financiación comunitaria durante este periodo para la realización de proyectos de I+D, innovación y TIC. 

Las Estrategias de Especialización inteligentes se centran en cinco aspectos importantes:

  • Se centran en el apoyo de la política y las inversiones en las prioridades, retos y necesidades clave del país o región para el desarrollo basado en el conocimiento.
  • Aprovechan los puntos fuertes, ventajas competitivas y potencial de excelencia de cada país o región.
  • Respaldan la innovación tecnológica, así como la basada en la práctica, y aspiran a fomentar la inversión del sector privado.
  • Involucran por completo a los participantes y fomentan la innovación y la experimentación.
  • Se basan en la evidencia e incluyen sistemas sólidos de supe​rvisión y evaluación.

Para entender el concepto de RIS3 en pocas palabras, el mismo puede ser visto como una agenda de transformación económica basada en cuatro principios generales:

  • Elecciones (difíciles) y masa crítica. Número de prioridades limitado basado en las fortalezas propias y la especialización internacional –evitar duplicación y fragmentación en el Espacio Europeo de Investigación (ERA)– concentrando fuentes de financiación y asegurando una gestión presupuestaria más eficaz.
  • Ventaja competitiva. Movilizar talento encajando capacidades de I+DT+i y necesidades de negocio mediante el proceso empresarial de descubrimiento.
  • Conectividad y clusters. Desarrollar clusters de nivel global y facilitar entornos internos (en la región) y externos para estimular los vínculos intersectoriales y la variedad relacionada que conducirán a la diversificación tecnológica especializada: encajar lo que se tiene con lo que el resto del mundo tiene.
  • Liderazgo colaborativo. Sistemas eficientes de innovación como reto colectivo basado en la colaboración público-privada. Plataformas experimentales para dar voz a los divergentes y creativos.

Etapas para el diseño y desarrollo de una RIS3

El Instituto de Prospectiva Tecnológica (IPTS) pone a disposición de los países y regiones europeas una Guía RIS3 que establece una aproximación en torno a seis pasos para el diseño de las Estrategias:

  1. Análisis del contexto regional y el potencial de innovación
  2. Puesta en marcha de una estructura de gobernanza sólida e incluyente.
  3. Producción de una visión compartida sobre el futuro de la región.
  4. Selección de un número limitado de prioridades para el desarrollo regional.
  5. Establecimiento de combinaciones políticas adecuadas.
  6. Integración de los mecanismos de seguimiento y evaluación. 
Empresas
  • Un liderazgo colaborativo que permita una mayor implicación del mundo empresarial en el diseño de las políticas de innovación, asegurando un proceso de priorización abierto, inclusivo y dirigido a nivel regional, con una sólida base y perspectiva empresarial.
  • Un apoyo a la innovación y la experimentación y que pretende estimular la inversión del sector privado.
  • Un valor añadido, un impacto y una visibilidad mayor de la financiación de la UE.
  • Un enfoque hacia los retos y necesidades latentes de los consumidores, que asegure mejores condiciones en lo relativo a la comercialización de la I+D.
  • Un entorno que fomente la cooperación entre el mundo empresarial y los organismos públicos.
Sociedad
  • Una mayor implicación de la sociedad civil en el diseño de las políticas públicas de I+D y de innovación.
  • Una sociedad inteligente basada en el conocimiento y la innovación.
  • Un enfoque hacia las prioridades, retos y necesidades de la sociedad.
  • Un valor añadido, un impacto y una visibilidad mayor de la financiación de la UE.
Decisores
  • Un mejor conocimiento de los puntos fuertes regionales relativos a otras regiones y las ventajas de cooperación interregional y transnacional.
  • Un elemento clave en el desarrollo de la gobernanza a varios niveles en las políticas de innovación integradas.
  • Un mejor aprovechamiento de los puntos fuertes, ventajas competitivas y potencial de excelencia de cada país o región.
  • Una concentración de los recursos de las regiones en prioridades clave.
  • Una visión compartida sobre el futuro del país o región.
  • Una mejora constante de las estrategias y de sus resultados mediante sistemas de seguimiento y evaluación diseñados a medida.

Una de las etapas fundamental en la elaboración de las Estrategias de Especialización inteligente es la integración de mecanismos de seguimiento y evaluación.

La RIS3 debe integrar procedimientos para monitorizar la ejecución efectiva de las actuaciones e instrumentos y evaluar sus resultados en relación a los objetivos de las prioridades. La monitorización hace referencia a la necesidad de verificar el estado de ejecución de las actividades, mientras que la evaluación hace referencia a la comprobación del cumplimiento de los objetivos estratégicos establecidos. Para el seguimiento y evaluación cabe destacar que no existe un enfoque único estandarizado, ya que debe adaptarse a cada región. Para ello hay que definir:

  • Los indicadores y objetivos que permitirán conocer el grado de éxito de la estrategia y de las acciones puestas en marcha para su ejecución.
  • Los mecanismos de monitorización de rendimiento y de evaluación estratégica, así como los procedimientos de ajuste de planes y acciones.
  • Los órganos responsables de la ejecución de las distintas actividades que se identifiquen para la monitorización y evaluación de la estrategia.